Visita a la Oficina de VIVAT International en Nueva York y experiencia CSW67…encuentros de energía y aprendizajes

Dani Brought, ASC

A principios de marzo, tuve la oportunidad de visitar la oficina de VIVAT International en la ciudad de Nueva York y participar como representante de VIVAT en los primeros días de la 67ª sesión de la Comisión de la ONU sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW67). Como animadora de JPIC para la Región de EE.UU. de las Adoratrices de la Sangre de Cristo y reciente participante del grupo central de VIVAT USA, acepté con gusto esta oportunidad de aprender más sobre VIVAT International (VI) y nuestro papel como ONG en las Naciones Unidas. Emprendí el viaje de Pennsylvania a Nueva York con 4 propósitos en mente para esta visita, todos enfocados a un mejor entendimiento:

  • reunirme con los representantes de VIVAT International para comprender mejor cómo funciona VI
  • ver de primera mano y comprender mejor cómo funciona la ONU
  • entender cómo VI, como ONG, se inserta en el proceso de la ONU y su impacto
  • y lo más importante para mí, comprender mejor cómo nosotras, Adoratrices de la Sangre de Cristo, como congregación miembro de VI, tenemos una participación activa e intencional en VI en todos los niveles.

Cuando llegué, me recibió la Hna. Marides Santos, SSpS, del equipo VI. Inmediatamente nos pusimos en camino hacia la ONU, donde nos encontramos con el otro miembro del equipo de Nueva York, el P. Paul Rahmat, SVD, quien amablemente me ayudó en el primer paso del proceso de la ONU, adquiriendo mi pase oficial que me permitiría el acceso al edificio de la ONU y a las actividades de la CSW67. Las actividades en las que participé incluyeron:

  • orientación para adolescentes organizada por el Grupo de Trabajo sobre Niñas, una gran introducción a la energía, el entusiasmo y el compromiso que se dan durante la CSW y el sentimiento de esperanza al compartir juntos jóvenes líderes
  • observé las sesiones celebradas en la sala de la asamblea general durante las cuales más de 100 ministros/embajadores de diferentes países hicieron sus presentaciones, y observé que cada uno de ellos explicaba con detalle las muchas formas y programas que su país ha puesto en marcha en relación con la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, sólo me pregunto, si todos los países están haciendo tantas cosas maravillosas como se ha señalado, ¿por qué las mujeres seguimos en la situación y luchando donde estamos hoy?
  • actos paralelos centrados en responder a cuestiones más específicas, la celebración el 8 de marzo en la ONU del Día Internacional de la Mujer, la colocación de mensajes con tiza al aire libre, la manifestación por los derechos laborales de la mujer y los encuentros con mujeres de todo el mundo… mujeres activistas comprometidas y llenas de energía que hacen cosas innovadoras e inspiradoras allí donde están.

Y junto con las actividades dentro de la ONU, tuve la oportunidad de conocer y compartir tiempo con los dos representantes de VI en la oficina de Nueva York. Además de ayudarme a desenvolverme con éxito en la miríada de procesos y actividades de la ONU en mi primera visita a las Naciones Unidas, también mantuvimos extensas conversaciones sobre VI, su estructura y función, y cómo las 11 congregaciones miembros participan y pueden participar aún más en los distintos niveles. Casi al final de mi visita, nos tomamos un tiempo para explorar mis primeros aprendizajes de la experiencia:

  • Aunque tenía dudas sobre la eficacia y el impacto de la ONU, vi que, para cambiar el mundo, cada componente o cada nivel tiene su parte de responsabilidad: la ONU, las ONG de la ONU, la sociedad civil, los grupos locales, nosotros, las congregaciones miembros, en las áreas en las que estamos en misión y ministerio.
  • el proceso de efectuar cambios a nivel de la ONU es muy lento y arduo, pero necesario. Por lo tanto, es importante que las ONG como VIVAT International continúen abogando a este nivel. No podemos depender sólo de los gobiernos para hacer cambios
  • algunos cambios que se necesitan son más urgentes. También es importante que aquellos a nivel local actúen con decisión
  • como congregaciones miembros de VIVAT International, es importante que todos nosotros nos involucremos en los diferentes niveles y también que haya una apertura que permita el involucramiento
  • Se aprendió mucho más de esta experiencia y estoy segura que el aprendizaje continuará, pero lo que puedo compartir hoy es que los representantes de VIVAT International reciben con los brazos abiertos y están muy dispuestos a ayudar a otros a aprender y ayudar a que VI pueda continuar teniendo un impacto positivo.

Estoy agradecida a Marides y Paul por esta oportunidad y experiencia y ahora la próxima parte del viaje continúa mientras comparto dentro de mi propia congregación lo aprendido, llamando a cada uno de nosotros a participar en la forma que podamos para que todos puedan avanzar hacia ese hermoso orden de cosas.

Dani Brought, ASC

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.