Colombia: Un Camino de Apostolado Social Enfocado en la Paz

Joel Cruz Reyes MCCJ

En 2014, el Hermano Joel Cruz Reyes reunió a un equipo de animadores para promover la misión y buscar el apoyo de las comunidades parroquiales para las misiones en el extranjero. Durante este proceso, los agentes de pastoral y los miembros de los grupos a los que acompañaban empezaron a expresar su preocupación por la creciente violencia que encontraban en sus zonas. Su principal preocupación era lo que identificaban, de diversas formas, como “juvenicidio”: la constatación de que los más implicados en la violencia y la muerte eran los jóvenes, sobre todo los menores de 30 años.

El hno. Joel se embarcó en rediseñar la forma de apoyar a los agentes de pastoral, basándose en su experiencia de trabajo en zonas de conflicto en Colombia, donde medió entre guerrillas, paramilitares, cocaleros, comunidades indígenas y militares a través de comunidades de paz. El enfoque se desplazó hacia la prestación de asesoramiento personalizado a los agentes de pastoral, centrado en la identificación, el acompañamiento, la mediación y la transformación de conflictos en sus entornos pastorales. En consecuencia, el equipo empezó a hacer hincapié en la capacitación y formación en resolución de conflictos, con el objetivo de equipar mejor a los agentes de pastoral locales para abordar los nuevos retos pastorales que plantea la violencia en sus comunidades.

En 2017, durante la Asamblea Provincial anual de los Misioneros Combonianos, los asistentes compartieron la creciente violencia observada en las iglesias locales (diócesis) donde realizaban su trabajo misionero. Esto llevó al establecimiento de una estructura pastoral interna para trabajar por la paz, empezando por los colaboradores laicos en las obras combonianas, las personas simpatizantes con el carisma misionero comboniano y los preocupados por la violencia en sus comunidades.

De esta decisión nació el equipo nacional de coordinación de los Equipos y Comunidades Combonianas de Paz, más tarde conocido por sus siglas, ECOPAZ. Su función se centraba en animar, formar y acompañar a los colaboradores laicos de los Misioneros Combonianos para convertirlos en promotores y formadores de equipos de paz. Se realizaron reuniones periódicas cada tres meses en el seminario comboniano de Xochimilco, invitando a representantes de cada comunidad comboniana considerada sensible a la problemática social.

En 2018, comenzaron a sumarse a la iniciativa personas no vinculadas previamente con el carisma, las obras o la metodología comboniana, aportando una perspectiva más cívica y sociopolítica. Esto amplió el enfoque participativo más allá de los colaboradores combonianos para implicar a católicos preocupados por la violencia en la Iglesia y en la sociedad. En consecuencia, el proceso ECOPAZ evolucionó hacia una estructura de colaboración con las diócesis y la sociedad, extendiéndose más allá de los límites de la misión comboniana.

Para garantizar la continuidad y la fidelidad a la espiritualidad, la metodología y la visión combonianas dentro de esta colaboración más amplia, se creó una asociación civil denominada ECOPAX. Esto amplió la participación más allá de los simpatizantes combonianos para abarcar a todos los católicos comprometidos con la lucha contra la violencia.

A finales de 2018 y a lo largo de 2019, se realizaron esfuerzos para establecer equipos y comunidades de paz en comunidades combonianas con colaboradores laicos ya involucrados en el apoyo a obras misioneras en diversos estados de México. Estas iniciativas buscaban hacer de los Laicos Misioneros Combonianos el rostro social de los Misioneros Combonianos en la Iglesia y la sociedad mexicana.

A pesar de los esfuerzos por establecer equipos de paz, la tradición de participación de los laicos en las obras combonianas, centrada principalmente en eventos misioneros y apoyo económico, opacó el compromiso en las misiones sociales. En consecuencia, sólo unos pocos laicos participaban activamente en las comunidades combonianas.

Sin embargo, cada vez había más interés por parte de laicos no afiliados a las obras combonianas que buscaban orientación y acompañamiento para las iniciativas locales de lucha contra la violencia. Esto llevó a ECOPAX a ampliar el apoyo a zonas sin combonianos, estableciendo iniciativas en lugares como Nezahualcóyotl, Iztapalapa y Totolapan.

El inicio de la pandemia de COVID-19 en 2020 interrumpió las reuniones físicas y obstaculizó el progreso de las actividades parroquiales y pastorales. En consecuencia, se creó un espacio virtual llamado “Café Pastoral” para facilitar las discusiones sobre temas de pastoral social en medio de la pandemia, que más tarde evolucionó hasta convertirse en el Centro de Acompañamiento Virtual – ECOPAX.

El centro de acompañamiento virtual se centró inicialmente en apoyar a laicos interesados en promover la paz en diversas comunidades mexicanas, ampliándose posteriormente para orientar a laicos ecuatorianos. Esta dimensión internacional marcó el nacimiento del Centro de Acompañamiento Virtual, con participantes de México, Ecuador y Estados Unidos.

A pesar de las limitaciones físicas impuestas por la pandemia, los debates virtuales continuaron, culminando con el establecimiento del primer Centro Cultural de Paz en Sahuayo Michoacán en julio de 2021. Inspirados por esta iniciativa, surgieron centros similares en todo México y Ecuador, fomentando la colaboración con parroquias y organizaciones locales para promover la paz en las comunidades.

El camino hacia la paz ha comenzado, con la participación activa de individuos, equipos y comunidades. El espíritu misionero y la metodología comboniana sirven como principios rectores para quienes están comprometidos a recorrer el camino hacia la paz ejemplificada por Jesucristo. Aunque el futuro sigue siendo incierto, el creciente deseo de paz entre las personas subraya la importancia de esta misión ordenada por Dios.

Hno. Joel Cruz Reyes MCCJ

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.