Brasil: Colaboración Compasiva…Empoderando a Migrantes y Refugiados

Hna. Rosita MSCS y Adriano Barcelos

En 1895, el Obispo João Batista Scalabrini abogó apasionadamente por los migrantes que huían de la hambruna en Italia, dedicándose a su causa. Reconociendo la vulnerabilidad de los niños migrantes, especialmente los huérfanos, se sintió compelido a establecer la Congregación de las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo – Scalabrinianas. Durante los últimos 128 años, estas hermanas han llevado fielmente a cabo su misión, sirviendo a migrantes, refugiados y personas desplazadas por la fuerza en diversas regiones y contextos. Inspiradas por sus principios fundacionales y guiadas por la fe y las enseñanzas del Papa Francisco, responden activamente a los desafíos contemporáneos en la movilidad humana, formando alianzas y asociaciones para amplificar su impacto, incluida la creación de la Fundación Scalabriniana para apoyar aún más iniciativas globales centradas en los migrantes.

El Instituto de Migraciones y Derechos Humanos (IMDH) es una organización social, humanitaria y filantrópica con sede en Brasilia que, junto con otros socios, contribuye a los esfuerzos de la Fundación en países como Sudáfrica, Argentina, Costa Rica y la República Dominicana, trabajando para apoyar y empoderar a las comunidades migrantes. A través de esfuerzos colaborativos y un compromiso compartido de defender la dignidad y los derechos de los migrantes y refugiados, las Hermanas Scalabrinianas, el IMDH y sus organizaciones asociadas fomentan un mundo más inclusivo y compasivo.

Apoyo e Integración de Migrantes y Refugiados en Brasil

En los últimos años, Brasil ha experimentado un notable aumento en el número de migrantes y refugiados, siendo los venezolanos los contingentes más significativos debido al empeoramiento de la crisis económica y social en su país. El gobierno brasileño ha tomado medidas para abordar esta situación implementando medidas legales de asistencia, incluidas opciones de asilo y autorización de residencia, asegurando así que las personas no queden indocumentadas debido a la falta de apoyo.

Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos, grupos vulnerables dentro de la población migrante y refugiada, como niños, ancianos y madres solteras o embarazadas, continúan enfrentando desafíos para acceder a recursos esenciales como alimentos, instalaciones de higiene adecuadas y oportunidades educativas para sus hijos. Estas dificultades se han visto exacerbadas por el impacto de la pandemia de COVID-19, que ha provocado un desempleo generalizado y dificultades económicas, dejando a muchas familias sin medios para satisfacer sus necesidades básicas de supervivencia.

En respuesta a estos desafíos, numerosas organizaciones de la sociedad civil e instituciones religiosas han intensificado sus esfuerzos para apoyar y ayudar a las familias migrantes y refugiadas, ofreciendo solidaridad ante la adversidad.

El Apoyo de la Fundación Hilton para las Hermanas a través de la Fundación Scalabriniana

Considerando la emergencia de la migración venezolana, el IMDH fue fundado en 1999 para asistir a migrantes y refugiados, inspirado en los valores rectores de la Congregación de las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo. El apoyo de la Fundación Hilton para las Hermanas en 2023 fue crucial en esta misión. Con más de 7.7 millones de venezolanos desplazados, incluidos 836,613 que ingresaron a Brasil para abril de 2023, la situación exigía una acción urgente. El IMDH, operando en Brasilia y Roraima, colaboró con la Fundación Scalabriniana y la Fundación Hilton para las Hermanas para abordar necesidades críticas. Este apoyo incluyó provisiones de alimentos, higiene y recursos educativos, especialmente para los migrantes venezolanos. El objetivo era capacitarlos con herramientas para la autosuficiencia, enfatizando proyectos de generación de ingresos autónomos para fomentar la resiliencia y estabilidad a largo plazo dentro de la comunidad migrante.

El proyecto se centró en varios objetivos clave, como la reducción de la inseguridad alimentaria entre la población vulnerable y el apoyo a los niños con útiles escolares; además, tuvo como objetivo mejorar las condiciones de higiene, reconociendo la importancia de mantener la salud y la dignidad, y finalmente garantizar algún tipo de autonomía financiera. Otro objetivo crucial fue asegurar la regularización migratoria para migrantes y refugiados ayudándoles a obtener documentación legal para su estadía en el país. Esta documentación proporciona protección legal y acceso a beneficios y servicios públicos esenciales, mejorando su bienestar general.

Además, el IMDH enfatizó la importancia del apoyo y servicio individualizados dentro del proyecto para garantizar que los migrantes y refugiados tengan la documentación necesaria para su estadía regular en el país. Este enfoque personalizado tiene como objetivo brindar tranquilidad y seguridad a las personas, permitiéndoles acceder efectivamente a la asistencia gubernamental y los servicios públicos. Mientras servían a la misma población migrante y refugiada venezolana, el IMDH reconoció las diversas características, vulnerabilidades y necesidades de cada ubicación. En Roraima, donde las demandas son más urgentes, se priorizó la provisión directa de suministros y la colaboración con proyectos existentes como la “Cocina Solidaria”. En Brasilia, la atención se centró en ayudar a los migrantes a obtener documentos legales y proporcionar servicios de transporte, junto con el continuo apoyo alimentario, de higiene y educativo.

Una característica particular del servicio es la “Casa del Buen Samaritano”, un proyecto del IMDH en colaboración con AVSI Brasil y la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), que proporciona refugio temporal, capacitación y apoyo para la búsqueda de empleo a migrantes y refugiados, facilitando así su integración en la comunidad local y fomentando la autosuficiencia.

En Brasilia, el IMDH abordó las necesidades de las personas indígenas de etnia Warao al proporcionar alimentos y asegurar espacio de asentamiento. En Roraima y Brasilia, empoderar a las mujeres para la autosuficiencia es una prioridad debido a sus responsabilidades de cuidado infantil. El IMDH identifica y apoya iniciativas empresariales de mujeres para mantener a sus familias. El éxito del proyecto en ayudar a los migrantes y refugiados venezolanos es evidente, con un enfoque en brindar apoyo esencial y facilitar su integración en la sociedad brasileña. Los resultados del apoyo ofrecido por el IMDH a los beneficiarios a menudo son intangibles y se extienden a lo largo de los años, impactando vidas de manera profunda. Por ejemplo, asegurar la nutrición en la primera infancia fomenta el crecimiento y desarrollo cognitivo a largo plazo.

De manera similar, apoyar a las madres en proyectos de generación de ingresos beneficia emocional y materialmente a la familia, permitiendo vínculos más estrechos y estabilidad. El IMDH expresa su más sincero agradecimiento a la Fundación Hilton para las Hermanas y la Fundación Scalabriniana por su invaluable apoyo en 2023. Su asociación subraya la creencia de que los esfuerzos colectivos mejoran las misiones, especialmente ayudando a los más vulnerables de la sociedad.

Hermana Rosita, Directora del IMDH, y Adriano Barcelos, Periodista Colaborador

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.