UNEA-6: Impulsar la Acción Medioambiental Mundial para un Futuro Sostenible

Susan Mwangi, MCCJ Colaboradora y Iyan Daquin Iyo OMI

La sexta sesión de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA-6) se celebró del 26 de febrero al 1 de marzo de 2024 en la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en Nairobi, Kenia. El tema principal de la sesión fue “Acciones multilaterales eficaces, inclusivas y sostenibles para hacer frente a la triple crisis planetaria: Cambio Climático, Pérdida de Biodiversidad, Contaminación y Residuos”. Antes de la UNEA-6, la sexta sesión del Comité de Representantes Permanentes de Composición Abierta (OECPR-6) tuvo lugar del 19 al 23 de febrero de 2024. Durante la OECPR-6, los delegados entablaron negociaciones sobre resoluciones y decisiones, que posteriormente se transmitieron a la UNEA para su negociación final y adopción. El objetivo principal era reunir a las partes interesadas de todo el mundo para debatir y abordar los apremiantes retos medioambientales.

La sexta edición de la UNEA fue testigo de un compromiso sustancial, atrayendo a 7.000 delegados que representaban a 182 Estados Miembros de la ONU, así como a participantes de la sociedad civil, pueblos indígenas, organizaciones internacionales, científicos y el sector privado. A lo largo de la sesión se llevaron a cabo una serie de diálogos sobre liderazgo, centrados en acciones transformadoras y soluciones para la triple crisis planetaria. Además, un Diálogo entre Múltiples Partes Interesadas proporcionó una plataforma única para que los representantes de los Estados Miembros, los Grupos Principales y el Sector Privado entablaran un diálogo con los responsables de la toma de decisiones de alto nivel.

Objetivos

Bajo el lema “Acciones multilaterales eficaces, inclusivas y sostenibles para hacer frente al cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación”, la UNEA 6 pretendía acelerar los esfuerzos para abordar la triple crisis planetaria, mitigar el cambio climático, restaurar la naturaleza y la tierra, y fomentar un mundo libre de contaminación. Varios eventos paralelos organizados por los Grupos Principales enriquecieron las sesiones de la UNEA-6, fomentando los debates, el intercambio de conocimientos, la identificación de soluciones y la creación de alianzas. Estos eventos, celebrados antes o paralelamente a la UNEA-6, incluyeron el Foro Mundial de Grupos Principales y Partes Interesadas, la Asamblea Juvenil sobre Medio Ambiente, reuniones del Panel Internacional de Recursos, la Conferencia sobre el Clima y el Aire Limpio, el Foro de las Naciones Unidas sobre Ciencia, Política y Empresa en materia de Medio Ambiente, la Coalición de Gran Ambición para Acabar con la Contaminación por Plásticos, y la Cumbre de Ciudades y Regiones, entre otros.

Los debates, que abarcaron una amplia gama de temas, abarcaron la participación de los jóvenes, las perspectivas indígenas sobre la preservación de la biodiversidad, las innovaciones en el sector privado, la financiación de la lucha contra el cambio climático, los sistemas de bioeconomía circular en la agricultura, la agricultura agroecológica, la garantía del bienestar animal y la gestión prudente de los productos químicos y los residuos, con especial atención a los pesticidas altamente peligrosos en la agricultura.

Reconociendo la importancia de la inclusividad, es esencial señalar que las mujeres y los jóvenes a menudo se enfrentan a barreras para participar en acciones globales multilaterales debido a sistemas patriarcales, presiones culturales y limitaciones financieras. A pesar de su papel fundamental en la gestión medioambiental y la sostenibilidad, a menudo se les margina en los procesos de toma de decisiones y en los puestos de liderazgo.

Participación de las mujeres y los jóvenes en las acciones multilaterales

Los esfuerzos para abordar estos retos deben incluir medidas para capacitar y apoyar la participación de las mujeres y los jóvenes en las iniciativas medioambientales. Esto implica proporcionar recursos financieros, crear políticas de apoyo y cuestionar las normas culturales que limitan su participación. Además, promover la igualdad de género y la inclusión de los jóvenes en los foros multilaterales es crucial para garantizar que se escuchen e integren perspectivas diversas en los procesos de toma de decisiones. Si abordamos activamente estas barreras y promovemos la participación significativa de las mujeres y los jóvenes, podremos aprovechar todo el potencial de todas las partes interesadas para abordar eficazmente los retos medioambientales mundiales. Esta inclusión es esencial para lograr resultados sostenibles y equitativos tanto para las generaciones presentes como para las futuras.

Durante la UNEA-6, las partes interesadas entablaron debates sobre diversos retos medioambientales acuciantes, con el objetivo de fomentar acciones multilaterales eficaces, integradoras y sostenibles. La sesión se centró en abordar la triple crisis planetaria, centrándose en el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la contaminación y la gestión de residuos. Entre las cuestiones clave que surgieron de los debates figuran las siguientes

  1. Mitigación del cambio climático y adaptación: Las deliberaciones hicieron hincapié en la urgente necesidad de estrategias para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse a los efectos adversos del cambio climático.
  2. Conservación de la biodiversidad: Los participantes subrayaron la importancia de preservar la biodiversidad, luchar contra la desertificación y restaurar las tierras degradadas para promover la conservación y la gestión sostenible de la tierra.
  3. Reducción de la contaminación: Los esfuerzos se dirigieron a reducir los niveles de contaminación, en particular la atmosférica, y a mejorar la gestión racional de los productos químicos y los residuos para salvaguardar el medio ambiente y la salud humana.
  4. Agricultura sostenible y sistemas alimentarios: Los debates giraron en torno a la promoción de prácticas agrícolas sostenibles, incluida la circularidad en la producción de caña de azúcar y la eliminación progresiva de pesticidas altamente peligrosos para garantizar la seguridad alimentaria y la sostenibilidad medioambiental.
  5. Gestión sostenible de los recursos hídricos: Se llamó la atención sobre la necesidad de reforzar las políticas del agua para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible, especialmente en medio de los retos que plantean el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación.
  6. Conservación marina y costera: Se hizo hincapié en potenciar los esfuerzos internacionales para hacer frente a la pérdida de biodiversidad marina, combatir la contaminación marina y mitigar los efectos del cambio climático en los ecosistemas marinos.
  7. Recuperación medioambiental tras los conflictos: Reconociendo la importancia de la asistencia y la recuperación medioambientales en las zonas afectadas por conflictos, los debates pusieron de relieve la importancia de integrar las consideraciones medioambientales en los esfuerzos de reconstrucción tras los conflictos.
  8. Cooperación regional e internacional: Se estudiaron marcos de cooperación regional e internacional para fomentar las sinergias entre los acuerdos multilaterales sobre medio ambiente y mejorar la colaboración en la lucha contra la desertificación, la mejora de la calidad del aire y otros retos medioambientales.

Resoluciones adoptadas

  1. Circularidad de una agroindustria de la caña de azúcar resiliente y baja en carbono
  2. Enmiendas al Instrumento Constitutivo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial Reestructurado
  3. Reforzar el papel y la viabilidad de los foros regionales de ministros de medio ambiente y de las oficinas regionales del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en la consecución de la cooperación multilateral para hacer frente a los retos medioambientales.
  4. Fomento de las sinergias, la cooperación o la colaboración para la aplicación nacional de los acuerdos multilaterales sobre medio ambiente y otros instrumentos ambientales pertinentes
  5. Aspectos medioambientales de los minerales y metales
  6. Fomento de la acción nacional para hacer frente a los desafíos medioambientales mundiales mediante una mayor cooperación entre la Asamblea de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y los acuerdos multilaterales sobre medio ambiente.
  7. Lucha contra las tormentas de arena y polvo
  8. Promover estilos de vida sostenibles
  9. Gestión racional de productos químicos y residuos
  10. Fomento de la cooperación regional en materia de contaminación atmosférica para mejorar la calidad del aire a escala mundial
  11. Plaguicidas altamente peligrosos
  12. Asistencia medioambiental y recuperación en zonas afectadas por conflictos armados
  13. Soluciones eficaces e integradoras para reforzar las políticas del agua y lograr un desarrollo sostenible en el contexto del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación
  14. Fortalecimiento de los esfuerzos internacionales para luchar contra la desertificación y la degradación de las tierras, restaurar las tierras degradadas, promover la conservación y la gestión sostenible de las tierras, contribuir a la neutralidad de la degradación de las tierras y aumentar la resistencia a la sequía.
  15. Reforzar la lucha contra el cambio climático, la pérdida de biodiversidad marina y la contaminación por los océanos

Resoluciones retiradas

  1. Tras amplios debates y consultas durante la UNEA-6, se retiraron varias resoluciones después de que los miembros llegaran a un consenso. Sin embargo, a pesar de las propuestas iniciales, finalmente se retiraron las siguientes resoluciones:
  2. Modificación de la radiación solar (SRM), propuesta por Guinea, Mónaco, Senegal y Suiza.
  3. Desarrollo de criterios, normas, estándares y directrices para soluciones basadas en la naturaleza para apoyar el desarrollo sostenible, presentado por Camerún.
  4. Acciones multilaterales eficaces, inclusivas y sostenibles hacia la justicia climática, propuestas por Sri Lanka.
  5. Redoblar los esfuerzos para potenciar la transición a la economía circular a nivel nacional, regional y mundial, tal como ha presentado la UE.
  6. Vivir bien en equilibrio y armonía con la Madre Tierra y acciones centradas en la Madre Tierra, propuestas por Bolivia

Conclusión

La sexta sesión de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA-6) marcó un hito importante en los esfuerzos mundiales para hacer frente a la triple crisis planetaria del cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la contaminación y los residuos. A través de intensos debates y negociaciones, las partes interesadas reafirmaron su compromiso con la adopción de medidas multilaterales eficaces, integradoras y sostenibles.

Con la adopción de 15 resoluciones y dos decisiones, la sexta UNEA subrayó la importancia de la acción colectiva para hacer frente a los acuciantes retos medioambientales. Estas resoluciones abarcan una amplia gama de temas, como la mitigación del cambio climático, la conservación de la biodiversidad, la reducción de la contaminación, la agricultura sostenible, la gestión de los recursos hídricos, la conservación marina y la recuperación medioambiental tras los conflictos.

También se hicieron esfuerzos para abordar las barreras a las que se enfrentan las mujeres y los jóvenes a la hora de participar en acciones multilaterales. Reconociendo su papel vital en la gestión del medio ambiente, se propusieron medidas para potenciar y apoyar su participación, con el objetivo de garantizar la integración de perspectivas diversas en los procesos de toma de decisiones.

De cara al futuro, es imperativo aplicar eficazmente estas resoluciones, dar prioridad a la sostenibilidad medioambiental y promover la cooperación internacional. Este enfoque proactivo es esencial para restablecer la armonía entre la humanidad y la naturaleza, garantizando un futuro sostenible y equitativo para todas las generaciones.

La sexta Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (UNEA-6) sirve tanto de culminación de los esfuerzos colectivos como de catalizador para seguir actuando y colaborando en la salvaguardia de nuestro planeta. Subraya la urgencia de abordar los retos medioambientales y proporciona un marco para la acción mundial concertada con el fin de proteger y preservar nuestros recursos naturales para las generaciones futuras.

Susan Mwangi, MCCJ Colaboradora y 

Iyan Daquin Iyo, OMI, VIVAT Persona de contacto con el PNUMA

 

Lee otros artículos escritos por Susan Mwangi e Iyan Daquin Iyo:

Galería de fotos:

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.